sábado, 14 de abril de 2007

La tía de una amiga mía hace lo siguiente. Antes de ir a hacer las compras llama por teléfono a su madre y le pregunta qué necesita. Toma nota. Va a hacer las compras, adquiere cosas para ella y para su madre. Después se sube a un colectivo que la llevará a su hogar. Este colectivo además pasa justo por en frente del hogar de su madre. Entonces la tía de mi amiga va muy atenta durante el trayecto. Cuando llega el momento abre una ventanilla y arroja el paquete correspondiente a su madre que espera pacientemente en la puerta. Abre la ventanilla y con el colectivo en movimiento arroja, por ejemplo, un pollo. La madre lo ataja. Le ha pasado de necesitar ayuda y tener que pedir amablemente a alguien que le abra la ventanilla por favor.


No hay comentarios: