lunes, 23 de abril de 2007

Niños.

Había un niño que acomodaba hormigas en un papel y después lo prendía fuego al papel.

También derretía pequeños objetos plásticos con la sola herramienta del velador de su habitación.

En una tarde de juegos hubo que llamar a los bomberos.

Pero esa vez tenía cómplices el niño.

No hay comentarios: