lunes, 11 de junio de 2007

Que no puede dormir y entonces se imagina colibríes para poder dormir, cosas lindas. Supongo que flores y estrellas y osos panda o polares también califican. Se extiende sobre el tema un rato más, habla de ser sensible, se jacta. Pero el problema es que aunque todo eso y por todo lo otro sigue sin poder dormir y fue a tres médicos que le recetaron cada uno su solución y tiene ahí tres cajas porque fue y adquirió cada una de las soluciones propuestas y me pregunta que ahora qué hace. No quiere ningún consejo, se sabe, solamente necesita desplegar las roturas de su vida que por lo tanto cierta plenitud tiene y al final es una maravilla que todo vaya como va pero es igual de terrible y doloroso. Yo constituyo la audiencia completa, soy lo mejor que pudiste encontrar y me da gracia que tuvieras la mala suerte de haberme encontrado a mí como lo mejor, algo tan berreta a tus fines. Y estando ahí casualmente me pasan muchas ocurrencias que no puedo compartir contigo porque vendrían a ser crueles, creo. Casi te digo que entonces que no duermas, no duermas nunca pero nunca pero nunca más.

No hay comentarios: