martes, 10 de julio de 2007

Habla de que no le mintió aunque podría haberlo hecho, si le mentía estaba más que bien, era lo mínimo que podía hacer y de que podría haber sido mucho peor. Habla con su cara de persona pelirroja, con su voz de pájaro humano. Hay más gente ahí que es como que escucha. Gente que hace cosas nerviosas con las manos para poder mantener expresión de confidente. Igual se le salen asentimientos con una energía de querer tomar la palabra, medio convulsivos. Pero voz de pájaro es algo tremendo. Hay una risa y después yo creí que iba a poder hablar convulsión pero sólo llega a que le pasó algo así cuando cuando cuando nada porque pájaro aplastante todavía tiene mucho que decir y entonces convulsión se toca la nariz como último recurso humano de disimular hace un elegante acercamiento con su mano a su nariz y finge que era necesario que eso ocurriera, que una molestia tipo leve picazón estaba sucediéndole porque pájaro le arrebató el turno y pájaro yo no creo que se haya percatado de lo que significa que alguien se toque la nariz mientras entabla algo con alguien porque en caso de sí haberse habría cedido un poco porque aparentemente pájaro humano y convulsión son personajes amigos o al menos personajes falsos amigos y estas clases de relación se manejan con ciertas reglas tácitas que generalmente se cumplen. Pero no, tal vez pájaro sufra de una emoción demasiado grande incontenible, o habrá algún otro factor humano que haga que las reglas se rompan. Voz de pájaro sigue sin poder parar pero convulsión cambia la actitud, empieza a sincerarse, empieza a no mirar a los ojos. De manera que signifique pérdida de atención y no otra cosa suspende la mirada a los ojos y se fija distraídamente en los perros humanos que pasan, algunos apurados y otros no. Hay uno que va cantando.

No hay comentarios: