viernes, 24 de agosto de 2007

Pero cómo va a comprarse algo así inútil y tan pero tan caro y grande, enorme y totalmente inútil y superfluo y tan grande que no va a entrar en el departamento, porque convengamos que vive en un departamentito. Y encima tan caro le salió, le costó un ojo de la cara. Yo digo que está loco de la cabeza, no puede ser de otra forma, pero no puedo creer que la gente sea tan tonta, la gente es tonta, es irrecuperable. Después su amiguito viene acá a insinuar que el otro tonto aquel tiene una sensibilidad que nosotros no podemos comprender, no, no, yo no lo puedo creer. Pero ellos sí se creen que son artistas, y viste lo que hacen, se creen que la vida es todo un juego y no piensan en las consecuencias. Cero sentido práctico. Todas cosas impulsivas. Yo no sé cómo es que pudieron sobrevivir hasta ahora, es realmente un montón de suerte que tienen, pero claro, es así, la suerte siempre va para las personas como estas. Y después va y se compra el coso ese gigante, inútil. Yo no sé, yo no puedo quedarme acá sin hacer nada, hablo en serio. Voy a matarlo.

No hay comentarios: