miércoles, 9 de julio de 2008

Ratman pisa a un gato. Va en su camioneta de luces rojas y azules, al principio no sabemos de qué se trata, los patrulleros no tienen luz roja, las ambulancias no tienen luz azul. Yo vi pasar la camioneta de luz bicolor y leí ratman, con mucha subjetividad habré hecho esta lectura porque todo fue tan rápido, me di vuelta para no tener que ver el accidente fatal que no llegó a concretarse. A mi entender el animal dudó y esto le costó una maniobra errónea aunque se trataba de un gato, criatura urbana si las hay, criatura con tanta calle y agilidad. También por un momento me pareció un suicidio, hubo una decisión de cruzar cuando ratman ya estaba bastante avanzado en la cuadra, fue casi a su encuentro. Igual después la duda, como la reacción torpe de dos personas tratando de esquivarse, eligiendo mal derecha o izquierda, yo vi algo de esto en el proceder del gato, eso o un arrepentimiento a último momento. Después pensé que era una complejidad entre ratman y el gato, cuestión oscura que jamás llegaría a entender desde mi simple posición de testigo audiovisual, pero el animal sobrevivió. Hará un par de meses ese otro gato cayendo desde un segundo piso o más también sobrevivió. Sobrevivieron los dos de manera muy evidente, corriendo como atletas al instante inmediato de haber podido morir, víctimas dándose a la fuga. Ratman con las luces rojas y azules prendidas, en esa misma esquina hacía unos días habían tratado de raptar a una mujer. Caminábamos entonces por una versión medio mala de ciudad gótica con una cumbia sonando de fondo.

No hay comentarios: