jueves, 24 de julio de 2008


Tenía que ir a comprar pilas, tipo de actividad que lo perturba de una manera tan sutil que se siente mal y no sabe por qué, se siente agobiado y afloran sus problemas profundos, filosóficos, si no habla aparenta una tristeza femenina. No es del todo intolerable cuando está así, es en realidad un entretenimiento gratuito que me olvido que existe de tan leve tan casi inapreciable su condición de entretenimiento pero por otro lado bien patente, como alguien con un rayón violeta dibujado en la frente, hecho con fibra. Yo despliego mi maldad siempre que puedo, él lo sabe y por supuesto nunca hablamos de eso, él es de pocas palabras, y de estas pocas palabras que es hay algunas cuyo patrón de repetición creo que estoy cerca de tener absoluta comprensión. Voy y le doy a entender que yo podría ir a comprar las pilas si él quisiera, hago de la compra de las pilas el asunto más menor que jamás haya existido, y tengo razón, aparento una seguridad masculina, una despreocupación, él en severo conflicto consigo mismo, podríamos estar durante semanas así, incluso podríamos cambiar de rol en una maniobra sigilosa y perfecta. Me encantaría que eso pasara, una inversión, si cuando discuto puedo defender cualquier cosa, puedo ser cualquiera de las partes, lo más sincero es ser ninguna en mi caso. No sé cómo funciona para el resto de la gente pero yo sé que me es imposible tomar partido por nada, hablo de tener una convicción real, mis decisiones tienen más que ver con detalles, solamente entro en discusiones porque a veces me da una vitalidad o me permite decir palabras que quiero o puedo desplegar mi maldad. Envidio un poco que él sea tan romántico, creo que sufre pero lleva una existencia menos opaca que la mía, ir a comprar pilas es una aventura. Cómo puede ser que ir a comprar pilas sea una aventura, no puedo imaginarme ser él en medio de sus melancolías, sus brotes verborrágicos, sus crisis de toda clase. Quiero ser él pero enseguida ya no, hay tedio en ser uno y en pasar a ser otras personas también debe haberlo, hay tedio acá y en el resto del universo.

No hay comentarios: