lunes, 29 de septiembre de 2008


Otra película que fui a ver es El fumigador. Trata de un hombre que fumiga. Usa un traje que usan los hombres que fumigan, usa un aparato de fumigar y va a un lugar y fumiga. Se lo ve trabajar en un invernadero de dimensiones impresionantes, cantidad de vidrio, luz, sistema de ventilación haciendo un ruido casi blanco, follajes varios y flores. Una presencia gélida en un ambiente absolutamente cálido. Esa misma presencia también se mueve por pasillos oscuros, el fumigador habla con científicos que le dan indicaciones y deambula incansable y sube escaleras y lleva su traje y su aparato y su voz es grave y usa palabras adecuadas y las pronuncia como si tuvieran muchos ángulos, como si estuvieran escritas con una tipografía siniestra. El fumigador tiene grandes planes. En una escena se ve el invernadero, la construcción completa y a lo lejos el personaje practicando unos movimientos en medio de una extensión silvestre de pastos e insectos, el sol siempre presente, quemando, y el fumigador en sus movimientos fumigatorios vestido de blanco y el sonido son pájaros que cantan. Después otra vez penumbras y pasos que retumban, solamente eso durante minutos, camina despacio durante minutos eternos y retumba molesto y se ven muchas luces de emergencia. Habla con científicos que le dan indicaciones y los científicos nunca son tan misteriosos, tan graves e impersonales como él. Esta es otra película que fui a ver y que me dio sensaciones tan vacías que tuve miedo de volverme loca. Se la recomendé a mi padrino y mi padrino fue a verla y me dijo
- Es la peor película que vi en toda mi vida.
Porque no pasaba nada, dijo que en esa película no pasaba nada y que cómo siempre que nos veíamos yo estaba en un estado de aburrimiento que era la perdición y después veía esa película y quedaba maravillada, si no pasaba nada, y que me había vuelto completamente loca.

No hay comentarios: