miércoles, 22 de octubre de 2008


Parece haber desarrollado unos olfatos nuevos, unos sentidos que le dan soltura en las incursiones que hace, supongamos, en las artes plásticas, supongamos, en la gastronomía o en la zoología aplicada, en la novela policial, en la cosmética, supongamos, en un mercado al que vamos que es atendido por personas raras. Yo le creo a sus olfatos, ella misma también, y yo por mi parte entiendo que es nada más y nada menos que eso: olfato, ella por su parte cree tener fundamentos teóricos y yo creo en cambio que ha desarrollado un olfato especial y por eso me fascina. La intuición es algo para fascinarse. Yo tengo intuiciones pero siempre erradas y por eso no las considero o termino por encontrarles fundamentos teóricos, varios, sin buscarlos, sin por esto recibir gratificación alguna. Ella ejerce su intuición sin empañarla demasiado y parece una persona normal y feliz, bueno a veces anormal, infeliz incluso, y yo independientemente de esto último insisto en ponerla a prueba. Es en realidad una actividad que intento compulsivamente para llenar el vacío que se genera cuando estamos juntas, sin querer la pongo a prueba y ella siempre consigue salidas que no me esperaba, salidas que tienen las de ganar y que ni siquiera me esperaba. Me gusta ver cómo afina su olfato hasta las últimas consecuencias, cómo construye personalidades, situaciones del pasado y del presente, del futuro, todo a partir de la evidencia dudosa que el mundo le va dejando para que pruebe con alguno de sus olfatos en desarrollo. Como ser una señora de lentes de marco bordó mirando con insistencia hacia un lugar específico en la heladera de los embutidos y chacinados y fiambres, una mirada desesperada casi, que trata de ocultar pero no, muy inquietante y no tan reveladora como yo quisiera pero más que suficiente para vos. Vos conocés a esa mujer por esa mirada a una terrible bondiola de la zona de embutidos y chacinados y fiambres, la conocés y no te cabe la menor duda. Me gusta saber cosas que cuando las digo ya no las sé y en cambio ella va sabiendo sus cosas a medida que las dice.

No hay comentarios: