martes, 14 de abril de 2009


La manera de permanecer relacionado con personas muchas veces depende del esmero que dediques a que te sigan necesitando. Ciertas amistades están hechas íntegramente de ese material. Conjugaciones de intereses en principio negociables, proyectos en común que hay que hacer funcionar o la amistad se termina. En las relaciones de pareja esto puede apreciarse, creo, con una claridad encandilante. Hay perspectivas del mundo que resultan un poco incómodas para cualquiera, hay perspectivas que te hacen tomar cualquier fenómeno del mundo humano que está cerca tuyo, el mundo humano del que formás parte porque está hecho de tu casa y las casas de tus vecinos y las casas de tus amigos y sus autos y mascotas y parientes y problemas y colectivos que te llevan al trabajo al estudio al deporte al ocio cuando es de día y cuando es de tarde y de noche, hay perspectivas que te hacen tomar cualquier fenómeno del mundo humano que está cerca tuyo y verlo como algo raro egoísta y sin sentido, te lo hacen ver como varias descargas nerviosas personales tratando de compartirse, tratando de elevarse y significar mucho más de lo que pueden ser.

No hay comentarios: